2.01.2006

De Viaje.

04 - 07 - 05

No estaba muy al corriente de la costumbres de Portugal, pero pasear a un demonio primigenio en su cautiverio de flores por la avenida principal no parecía del todo normal incluso allí, sobre todo cuando éste era un fenómeno social.

La caravana que lo transportaba también andaba cubierta de hileras de flores blancas y rojas que la incultura floral de Mikel no alcanzó a identificar. Cubrían al enorme demonio hasta mas allá del cuello, lo que solo dejaba libre su roja cabeza, que surgía del amasijo de flores como asomando por un volcán. En otras circunstancias hubiese resultado cómico, pero esos ojos amarillos que parecían lanzar miradas a todos los transeúntes, desde luego que arrebataban cualquier falta de seriedad al asunto.

-¡Markar! ¡No hay Karma!

Drogas a un lado, Mikel no podía dejar pasar la oportunidad de demostrar sus conocimientos del mundo oculto frente a sus otros compañeros de viaje quienes, impasibles, miraban al joven levantar los brazos mientras gritaba aquello tratando de captar la atención de la cautiva criatura. Al fin y al cabo, era un demonio paseado por las calles en pleno acto folclórico, y, desde luego, no habían venido a Portugal para cosas tan naif como aquella.

- Flipado, te toca comprar las cosas. Nosotros iremos a por el resto y a la noche nos vemos aquí.

Como en cualquier democracia que se precie, no tuvo tiempo u ocasión de responder cuando el coche y sus tres socios en esta aventura cruzaban ya la avenida en dirección a San Vicente. Pero, al contrario que otras muchas veces, esta vez aquello era justo lo que le apetecía. Se daría un paseo, quizás se acercarse a mirar a Markar de nuevo, y se iría a la playa un rato con algo de comer. Difícilmente podría haber imaginado un plan mejor que aquel.

Había encontrado todo aquello que buscaba con facilidad, extrema facilidad, y con la pausa que caracteriza a quien está solo visitando una ciudad, se tumbó en la arena de la playa, calibrando la posibilidad de cambiarse y pegarse un baño en aquellas aguas que solían estar tan heladas cuando era niño.

-Perdona, ¿que estás leyendo?

En 30 segundos ya le había respondido con todo lujo de detalles (¿había otra forma de hacer esas cosas?). En 1 minuto mas se dio cuenta de que aunque no era exactamente, su tipo, aquel bronceado intenso, el pelo negro y rizado, y aquellos ojos tan intensos... 2 Minutos después sabía que se llamaba María. Y en apenas 5 minutos y para sorpresa de propio y extraños retozaban sobre la arena, y solo podía pensar en lo extraordinariamente suave que era aquella piel.

- Tengo una idea, ¿me acompañas a mi hotel? Mañana me voy, y solo pretendo despedirme a lo grande.

A la vez que absurdo, y no siendo un completo idiota, todo aquello despertaba una desconfianza creciente como la carcoma en la cabeza de Mikel, a pesar de los ojos entrecerrados por el Sol y demás, claro.

Quizás en aquellos momentos no podía permitirse riesgos semejantes. Pero...

- Claro, deja que te lleve las cosas.

Sonriéndole mientras le besaba aquella mejilla tostada. Definitivamente, había formas peores de morir o cagarla, casi todas, de hecho.

Mientras, arrastrando los pies, sacaba conversaciones absurdas de esas que siempre acaban en miradas y sonrisas de camino al hotel, un grito le sorprendió al pasar al lado de un círculo aleatorio de especímenes de esa internacional plaga de gilipollas tribales.

- ¡No hay Karma!

A lo que siguieron risas sincronizadas de todo el grupo, mientras, como los perros de las bandejas traseras de los coches, movían la cabeza arriba y abajo perfectamente acompasados...

Solo le provocó un escalofrío que María también sonriera.

3 Comments:

Blogger Angie said...

No sé por qué tu demonio me ha recordado al jabalí de El señor de las moscas..
la primera vez que leí ese libro tenía pesadillas con esa cabeza clavada en un palo..

probablemente, esta noche también daré mil vueltas en la cama antes de dormirme, y cuando al fin lo consiga sus ojos amarillos me perseguirán a la carrera por una isla cubierta de cabezas cortadas..


besos de lunes incierto..

5:16 a. m.  
Blogger Os-K-r said...

Iep!

no sabia que tenias blog, pecado mortal..

a favoritos claramente, cerda

9:45 p. m.  
Blogger angelurri said...

gracias por el comentario,
¿y qué parte te ha gustado?
¿y que parte cambiarias?
¿y que cosas añadirías?

tu relato meh a parecido algo dificilde comprender y unpoco disperso en el contenido.

7:48 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home